La guerra que viene está aquí

El único imperialismo a combatir, aquí desde adentro, es el Estado mexicano. No hay otro. Mientras no se sanee corrupción, autoritarismo y represión, no podremos ni siquiera pensar en luchar contra cualquier otro imperialismo, que ningún otro tiene la culpa de que seamos incapaces de organizarnos, planear y reinar, como ellos. Todos los que han intentado combatir el Imperialismo han terminado, vaya paradoja, en dictadores o –si bien les fue- en mártires. Mártires cuya imagen se vende en ferias y circos, ahora, nomás. No: el enemigo del bienestar social mexicano...

Leer más »

Sótanos

En algún momento de nuestras vidas todos bajamos al sótano a buscar algo que abandonamos ahí hace mucho tiempo. No sabemos cuánto tiempo, y ya no importa, que para eso sirven los sótanos. Los vamos llenando (a los sótanos) de objetos que dejan de pertenecernos, que dejan de servir. Objetos que, si uno lo observa bien, fueron amados alguna vez, buscados a veces con ansias, traídos a casa tal como llega la felicidad con el domingo. Pero luego esos objetos (una mesita de noche, una bolsa de ropa, una lámpara,...

Leer más »

Las partes de mi cuerpo

Mi cuerpo no está completo si no anda el tuyo por ahí cerca. No está completa mi mano si la tuya no la hace escribir tu nombre o la lleva, de la mano, al jardín, o la acaricia en un callejón de sombras. Tampoco están completos mis ojos si los tuyos, tan míos, no están mirándose en ellos. Mis pulmones, mi corazón, mis labios no están completos si no respiran, si no laten o besan los tuyos, al menos, aquí en el cuarto contiguo. Lo mismo le pasa a mis...

Leer más »

Doble cara

Todas las cosas tienen una doble cara. La cara de la alegría y la cara de la tristeza. La cara de la honestidad y la cara de la inmundicia. La cara del amor y la cara del desprecio. La cara de lo cercano y la cara de lo distante. Todas las cosas, a saber, tienen una cara buena y una cara mala. La cara buena tiene grandes explanadas, jardines botánicos, una playa azulísima en el Caribe, dos perrillos falderos. La cara mala, por el contrario, es menos que un breñal,...

Leer más »

Caso Universidad de Colima/A la opinión pública

El rectorado de Aguayo López está desarrollando desde hace algún tiempo una campaña mediática de esas que se conocen como “vamos a taparle el ojo al macho, Huicho”. Es una campaña mediática que se cae por sí sola porque carece de un componente fundamental: concepto. Y ya no digo concepto (que eso es mucho pedir), sino ideas. Parece ser que las ideas y la creatividad son arbustillos secos en mi alma máter. Miren ustedes: por un lado, han venido entrevistando a personajes oscuros de la vida pública estatal. Personajes que...

Leer más »

Volver a casa

No hay nada como volver a caminar las calles donde aprendiste a caminar. Las calles donde aprendieron tus pasos a decir el nombre de los árboles, los jardines, los mercados, algunas taquerías, tu propio nombre. No hay nada como estos pasos que caminan, otra vez, arrodillados de tanta distancia, la avenida 20 de Noviembre o la calle Francisco I. Madero, desconocidos pasos ante otros igualmente desconocidos, casi extranjeros, como las aguas que vienen del sur. Pero no hay nada como empezar inadvertido y luego ir, poco a poco, levantando una...

Leer más »

Caso Universidad de Colima. Historias Anónimas I.

Es una contradicción pensar que la verdadera educación (la formación intelectual, moral, sentimental, etcétera) tiene como objetivo crear hombres sin libertad, sin ideas críticas o de justicia, sin aspiraciones democráticas y de igualdad. Pero si notamos que éste es precisamente el tipo de hombre que vive o egresa de las aulas universitarias, entonces algo de fondo no anda bien. Este comentario pareciera tocar un aspecto tangencial de la educación mexicana, pero en realidad – si se observa bien – no hace sino subrayar uno de los ámbitos de mayor trascendencia...

Leer más »

Escribir contra la sombra

No es para ti, tirano, esto que escribo. Tampoco para ti, lacayo, este limón con salecita. Tiene otra historia esta mano que piensa. Otra historia esta mano que habla. Tú jamás lo entenderías, sátrapa. Y quizá ni el viento oscuro que te nombra, lo entendería. Y quizá, tampoco, esta época de ciegos que no quieren oír ni de sordos que no quieren ver, lo entendería. Mi voz es pájaro y no jaula. Mi voz es puño y golpea: pim pam pum. Para eso es que mi voz nace, nueva, cada...

Leer más »

Escribir contra la sombra

No es para ti, tirano, esto que escribo. Tampoco para ti, lacayo, es este limón con salecita. Tiene otra historia esta mano que piensa. Otra historia esta mano que habla. Tú jamás lo entenderías, sátrapa. Y quizá ni el viento oscuro que te nombra, lo entendería. Y quizá, tampoco, esta época de ciegos que no quieren oír ni de sordos que no quieren ver, lo entendería. Mi voz es pájaro y no jaula. Mi voz es puño y golpea: pim pam pum. Para eso es que mi voz nace, nueva,...

Leer más »

Hablar del que se va

Casi siempre hablamos del que llega, pero poco se habla del que se va. Se habla poco del que se va porque el que se va ya no sirve a nuestros intereses. Es una papa dura ese que ya se va para todos los glotones. Esto pasa con el gobernador Silverio Cavazos, que ya se va. Como ya se va: hay que tirarle con piedras y tomates. Denle con todo al que se va, hasta una patada en el culo si es preciso. Bueno, yo hablaré del que se va...

Leer más »