Topi

A veces me descubro observando detrás de una cortinilla sin que nadie me vea. Así veo como el hombre pronto olvida que apenas ayer levantó un monumento y al siguiente día tal monumento yace sobre una capa metálica de polvo. Es normal: tampoco podemos vivir del pasado, sobre todo si éste nos duele. Pero también es curioso que nos aprestemos a vivir del futuro, cuando éste quizá nos está esperando con un cuchillo en la mano. ¿Y qué decir de este presente que, al tocarlo, ha ya desaparecido? Las palabras...

Leer más »

Feria

En algún lado escribí que yo llevo mi ciudad sobre la espalda. Llevo sus calles, sus árboles, sus jardines, sus taquerías, sus fiestas, toda su gente. Cuando la nostalgia se me agolpa a mitad del pecho, me detengo, pongo mi ciudad en el suelo y entro en ella. Luego, cuando me canso de caminar sus plazas o mercados, la vuelvo a echar sobre la espalda y sigo mi camino. Ayer, por ejemplo, mientras comía sushi en un restorán de Osaka me enteré de que la Feria de Todos los Santos...

Leer más »

La humana tecnología

Llego al centro comercial y lo primero que veo es una tienda de aparatos electrónicos ofertando todo (o casi todo) a mitad de precio. La curiosidad me jala de un hombro y entro. Lo primero que miro son largos pasillos repletos de computadoras, televisiones con pantalla de plasma, teléfonos celulares, cámaras fotográficas, ipods, emepetrés, videojuegos, y todavía más teléfonos celulares, más ipods y más computadoras. Es casi indigerible (e inimaginable) la cantidad de aparatos acomodados uno después de otro, arriba y abajo, en los anaqueles y estanterías. Toda la gente...

Leer más »

Filosofía de la maleza

Lo noté aquel domingo que cortaba la hierba del jardín. Hace dos meses delimité las jardineras para evitar la invasión de maleza. Preparé la tierra, colocándole hierbicida, luego extendí una malla negra a lo largo y ancho del cajete y, no conforme con esto, regué la superficie con pequeños trozos de madera, para así doblegar definitivamente a la maldita. Al mismo tiempo, en una maceta con tierra fertilizada, sembré unos geranios, que coloqué en un lugar con sol estratégico. Le puse el agua debida y cada mañana me asomaba para...

Leer más »

Paraíso bocabajo

Siempre que entro en una habitación –de hotel, de casa, de asilo- no puedo evitar mirar sus dos rostros. El rostro de la pareja que tal vez estuvo ahí acariciándose y el rostro de la pareja que tal vez discutió hasta las lágrimas. O el rostro del hombre enfermo, postrado en un rincón de la cama, y el rostro del hombre sano, que leía un libro de aventuras o veía el sol más allá de la ventana. Lo mismo que me sucede con las habitaciones –esto de entrar y verles...

Leer más »

Saber ver

Tengo la impresión de que es necesario racionar y discriminar la información que uno recibe durante el día. No sabría explicarlo científicamente, pero casi usando la intuición poética sospecho que intentar procesar toda la información que se genera en facebooks, twitters, medios de comunicación, internet,  fuente de trabajo, etcétera, termina enredándonos los cables de la percepción, perspectiva, ubicación, estado de ánimo. Es, simplemente, demasiada información, y la mayoría de las veces mala. Malas noticias. Tragedias. Entonces pienso: ¿no afectará a cualquier individuo levantarse por la mañana y enterarse de un...

Leer más »

Los pies descalzos

Antes tenía un par de zapatos y era feliz. Entonces pensé que cuando tuviera un trabajo seguro y bien remunerado, me iba a comprar dos pares o tres de zapatos para ser dos o tres veces más feliz de lo que ya era. El tiempo pasó –siempre es así, irremediable-, y llegó el día en que pude tener un trabajo que, si bien no era tan remunerado como yo quería, me permitió comprarme dos o tres pares de zapatos más, con la esperanza de que mi felicidad aumentara a razón...

Leer más »

Blackberry

No tengo un blackberry, y no podría decir que envidio a quienes tienen uno. Pocos saben –o niegan- el peligro que esto –tener un blackberry- significa, sobre todo si está conectado a facebook, twitter, y puedes de paso navegar horas largas en internet. Todo esto es lo de menos. Lo demás –me doy cuenta- es cuando los otros saben que tienes un blackberry conectado a internet, con bandeja para emails, y no reciben contestación más o menos inmediata al mensaje que te han recién enviado. No podría estar en los...

Leer más »

Fachadas

Es una costumbre arreglar la fachada de las casas. Renovarlas o simplemente pintarlas. A veces poner un enorme portón eléctrico o un cancel. Nos gusta dar una buena imagen a los transeúntes o conductores que van o vienen por la calle empedrada. No me había detenido a pensar nunca en esto, aun cuando más de alguna vez pinté de azul la fachada de mi pequeña casa en Colima y podé los arbustos de la jardinera, que en tiempos de navidad llenaba de luces de colores. Sin embargo, el otro día...

Leer más »

Guerra

Dicen que para pelear se necesitan dos. Unos de un lado y otros del otro. Dos bandos. Así son las guerras. Así han sido desde que hay hombre y tierras por las que luchar. En las guerras, pues, hay que tomar partido, si uno quiere luego beneficiarse de las ganancias, cuando se gana, o, por el contrario, lamerse las heridas con orgullo, cuando se pierde. Los espectadores –esos que quieren quedar bien con tirios y troyanos– valen un pepino. No existen y así como no se obligan con nada ni...

Leer más »