UdeC-Gobierno del Estado, nueva relación

El presidente López Obrador estuvo ayer en Colima y vino, principalmente, a respaldar al gobierno de Indira Vizcaíno en los temas más importantes de nuestra entidad, especialmente en el tema de la seguridad, la salud y las finanzas. El respaldo del presidente López Obrador es pertinente y muy a tiempo pues permitirá a la gobernadora Indira Vizcaíno no sólo hacerle frente a las varias crisis que enfrenta la administración que ahora preside sino también respaldar a otras instituciones que necesitan a su vez del respaldo del gobierno estatal para hacer frente a sus propios compromisos financieros, entre ellas la Universidad de Colima, la cual, pese a no haber recibido por parte del anterior gobierno el presupuesto estatal correspondiente, logró cumplir los compromisos con sus trabajadores y con los servicios que ofrece a miles de estudiantes. Vale la pena enfatizar, por tal motivo, y poner en contexto, las últimas declaraciones que ofreció el rector Christian Torres Ortiz con respecto a la situación universitaria actual y su relación con el nuevo gobierno estatal, la cual –según lo advertido por el propio rector- parece muy positiva e igualmente de apoyo mutuo, lo que será benéfico tanto para la comunidad universitaria como para la sociedad colimense en general, pues la máxima casa de estudios es una institución que, de manera directa o indirecta, permea la vida de todos los colimenses, no menos está el hecho que muchos miembros del gabinete estatal actual y de las propias administraciones municipales han sido egresados de nuestra máxima casa de estudios. En palabras del rector Torres Ortiz, la gobernadora Indira Vizcaíno ha sido sensible al caso universitario y ha estado al pendiente con respecto al adeudo que tiene el gobierno del Estado  con la institución, dando acompañamiento y seguimiento a las gestiones correspondientes para la recepción de recursos y eventualmente el pago de dicho adeudo, incluso desde antes de que asumiera el cargo. El rector Torres Ortiz aclaró, eso sí, que si bien la Universidad de Colima no podrá cumplir todavía con la gratuidad tan demandada por importantes sectores de la población, toda vez que en realidad el gobierno federal no ha otorgado todavía el presupuesto extraordinario para ello, sí podrá en cambio evitar incrementos en sus cuotas escolares para el próximo año, esto con el fin de seguir siendo sensibles a la situación económica que prevalece en miles de familias colimenses golpeadas por la pandemia. Lo más destacable de todo esto es, pues, que la Universidad de Colima y la nueva administración estatal, según lo declarado por el propio rector, han establecido puentes relevantes de cooperación y apoyo mutuo, y así como el gobierno estatal dará cumplimiento al impago que se tiene con nuestra máxima casa de estudios, también la Universidad de Colima ha estado muy dispuesta a apoyar en la resolución de las problemáticas torales que enfrenta el gobierno indirista en los diferentes rubros del quehacer público, pues al final del día esta sinergia redundará en mayor bienestar para la población colimense. Es positivo que la gobernadora Indira Vizcaíno no haya hecho suyas las campañas de desprestigio que en algún momento algunos miembros de Morena emprendieron en contra de nuestra máxima casa de estudios y, por tanto, es alentador (porque esperamos que así continúe) que la relación de entendimiento que inicia entre ambas entidades generen principalmente certidumbre y confianza en el porvenir de los colimenses, hoy que, como nunca antes, más lo necesitan.    

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios