Puristas del lenguaje

No soy purista del lenguaje. Lo fui un tiempo, cuando recién empezaba a escribir. Creía que lo más importante era saber dónde iba una coma, dónde un punto y coma (que siempre he usado poco o nada), dónde el punto, etcétera. Presumía incluso saber que no se escribía ceviche sino cebiche y que no se decía diferencía sino diferencia. Qué tiempos aquellos, idos ya. Yo sé que algunos siguen creyendo que la forma es más importante que el fondo, pero a mí ahora me absorbe la idea de poder decir lo inefable con unas cuantas y simples palabras, lo complejo con unas cuantas y claras ideas, lo reprochable sin vergüenza y lo que realmente pienso sin miedo, no importa que no ponga las comas donde deben ir, equivoque un acento y ponga una z donde va una s. No sé bien si esto sea depurar un estilo o perderlo, pero, en todo caso, cada vez escribo con mayor felicidad y la felicidad, para aquellos que nos dedicamos a este oficio, nunca jierra.

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Puristas del lenguaje”

Tienes razón mi querido Poeta. Abrazos y besos desde acá !

Comentarios