Pitufos

Mi hija me pregunta si debajo de este hongo viven los pitufos. Y qué le voy a decir si yo mismo los veo (azules y con sus gordas narices) rondando tales alrededores, refugiándose debajo de este y otros hongos que encontramos en el camino, en sus mesas y sillas de miniatura, con sus ríos que parecen hilos de saliva, su sol reflejado en una botella de cristal, las colinas que no son más que pedazos apelmazados de tierra. A ver, ¿qué le voy a decir si yo también evito cada mañana pasar la llanta de mi bicicleta por encima de estos hongos por temor de apachurrar a esos pequeños hombrecitos? Sí, mija, ahí viven los pitufos, han vivido siempre ahí y ahí vivirán hasta el último día de tus días, y de los míos.

 

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios