Los pelos en la mano, por René Sánchez García

Doce son los apóstoles, doce los meses del año y doce son los escritores jóvenes que Rogelio Guedea (Colima, 1974) seleccionó para conformar un interesante libro que tituló Los pelos en la mano. Cuentos de la realidad social. Se trata de una compilación de trabajos escritos de este género literario, donde mujeres y hombres, todos ellos nacidos en nuestro país entre los años de 1970 a 1978, abordan desde diferentes aristas, la situación actual de inseguridad nacional que tiene de cabeza al Estado como a todos los ciudadanos.

No se trata de jóvenes aprendices, aficionados o primerizos, sino de escritores con camino andado por las letras. Todos son articulistas en periódicos y revistas, algunos profesores universitarios, varios becarios o egresados de talleres literarios, pero lo más importante es que tienen libros publicados con anterioridad y dos de ellos con obra traducida en varios idiomas. Igual, cuentan con maestrías y doctorados (en ciencias del lenguaje, literatura, más el caso de un filósofo de la ciencia) así como con premios recibidos por su trabajo.

Ellas (Julieta García, Mayra Luna, Ximena Sánchez, Yuri Herrera, Guadalupe Sánchez Nettel, Liliana Blum y Nadia Villafuerte), así como ellos (Antonio Ortuño, Jaime Mesa, Alberto Chimal, Martín Solares y Luis Felipe Lomelí), comparten a los lectores “la crudeza de la realidad vivida a partir de la degradación social y política padecida en las últimas décadas”; y con la intención de “dejar constancia de este nuevo rasgo temático común que caracteriza a esta generación y que de algún modo, los hace converger dentro del panorama actual de la narrativa mexicana”.

La lectura de cada uno de los trabajos que Rogelio Gueda seleccionó y prologó en Los pelos en la mano. Cuentos de la realidad actual (Lectorum, México, 2017; 186 pp.) nos lleva a vivir episodios reales, como son los casos de los adolescentes involucrados en la venta y consumo de drogas; la caza humana a manos de delincuentes; violencia, injusticia y discriminación a la hora de la denuncia; en fin, toda esta problemática social actual vista por estos jóvenes escritores, que no sólo retratan la realidad de su crudeza, sino que de alguna manera buscan mover la sensibilidad de los lectores para de alguna manera saber enfrentarla con menos riesgos.

Finalmente, recomiendo leer con atención no sólo los cuentos seleccionados, mismos que cumplen con los requisitos que Borges, Cortázar, Benedetti, García Márquez y otros ya han señalado desde tiempo atrás. También lo que Rogelio Guedea escribe sobre la historia del cuento en México, desde los inicios del siglo XIX hasta nuestros días. Abarcando con lujo de detalles lo que se escribió desde la Independencia, la Reforma y la Revolución, sin olvidar esa generación de creadores resultado del movimiento estudiantil de 1968, que sigue produciendo aún.

Los pelos en la mano

 

Escribe un comentario en este libro

Comentarios