H2O

Las leyes de la física, la biología y la química tienen mucho que enseñarnos siempre y cuando seamos capaces de tenerles un puente con la realidad. Y más que un puente o una escalera: siempre y cuando estemos convencidos de que el ser humano y la naturaleza, la interior y la exterior, son parte integral del todo cósmico y no piezas separadas e independientes de un rompecabezas al que, por cierto, le faltan algunas piezas. Tal vez por eso tengo una afición por la lectura de libros de ciencia: porque...

Leer más »

El maestro del pueblo

En los pueblos olvidados como éste siempre hay un profesor. El profesor del pueblo. El Maestro. El nuestro vive frente a esta humilde casa. Para hacer su personalidad aún más espectral, el maestro tiene un puesto de revistas y, así yo lo creía, una librería. Lo creía porque desde que llegué aquí vi libros doctos debidamente acomodados en un viejo librero a espaldas del mostrador. Hace un rato crucé la calle y entré en su negocio para ver si compraba uno. El Maestro me dijo: esos son mis libros personales,...

Leer más »

Las partes de mi cuerpo

De verdad que uno, si se pone a pensar, se dará cuenta que no conoce bien las partes de su cuerpo. Lo reflexionaba no hace mucho que llevaba mi antebrazo recargado en la portezuela de un autobús, golpeado por el viento y bajo un intenso sol. Me veía los dedos de la mano, los huesos que se marcaban en las coyunturas, las uñas, la muñeca, los bellos, algunas cicatrices, las líneas de la palma, enrevesadas, cortas, las venas saltadas de mi antebrazo, mi codo, arrugado y reseco, los nudillos, y...

Leer más »

Hipnotismo

A este pueblo olvidado en el que vivo vino Giovanni El Hipnotizador. Instaló su carpa en las afueras, a espaldas del panteón,  y recorrió las calles en una bicicleta invitando a la actuación de las ocho de la noche. Nos pareció que sería un buen pasatiempo y fuimos. Había una cola grande esperando entrar. Algunos, incluso, con tal de no perderse la función, maquinaron escurrirse por un agujero al menor descuido de la boletera. Estaba llena la carpa de miradas expectantes. Entre ellas relucía la del primo Lorenzín El Paralítico,...

Leer más »

Circo

Me gustan los circos. Soy tan adicto a ellos como a las ferias, los mercados y las librerías de viejo. Pero, como todo en la vida, hay de circos a circos. O eso creía. En realidad no es que haya de circos a circos. Hay, más bien, de personas a personas, que son las que hacen que haya de circos a circos. Son los anteojos que nos encajamos en el tabique de la nariz los que nos hacen ver la realidad de una u otra manera: el cristal, dicen, con...

Leer más »

Sucesiones

Siempre vuelvo a las Fábulas de Esopo. Son de una efectividad a prueba de balas. Ahora que estamos en tiempo de sucesiones (en México la presidencial, en Colima la rectoral) sería bueno recordar aquella fábula titulada “Las ranas pidiendo rey”. Para el que no la conozca, se la resumo así: eran unas ranas que vivían en una charca, pero no se organizaban. Su vida estaba patas arriba. Entonces a una se le ocurrió implorar a Zeus para que les enviara un rey que pusiera orden. A Zeus no se le...

Leer más »

Dibujos para colorear

El hombre subió al autobús y pidió a los pasajeros dos minutos de nuestro sagrado tiempo. Sacó unas fotocopias que contenían unos dibujos de animalitos y personajes de caricaturas y nos explicó que esos dibujos los habían hecho los niños huérfanos de la Casa Hogar Los Angelitos y que pedían una cooperación para seguir ayudando en sus estudios a estos jóvenes de escasos recursos pero de grandes ganas de superarse. El hombre mostró los dibujos y empezó a recorrer el pasillo repartiendo las fotocopias. Ponga a su hijo a colorear...

Leer más »

El mundo bocabajo

Tuve ganas de un café -cosa ya poco frecuente debido a mis endebles nervios- y me detuve en un Oxxo. Tardé no menos de diez minutos en decidirme entre las opciones ofrecidas: frapuchino, capuchino, ¿chinocochino?, etcétera. Me reprimí: yo vine por un café americano y eso me llevaré. Hay que tener convicciones. Cogí un vaso, vacié el contenido y luego cogí otro vaso con su tapa para compartirlo con mi mujer. Metí el vaso lleno dentro del vaso vacío y fui a la caja. Puse sobre el mostrador el café...

Leer más »

Filosofía de las filas de banco

 Todo mundo ha hecho alguna vez una fila en un banco. Incluso los que no lo han hecho algo saben de oídas. No sólo son insufribles sino que -lo mejor (o peor) de todo- reflejan justamente lo que somos. Uno podría conocer la sociedad en la que vive, o la que visita (en caso de haber ido de vacaciones a otro país), con sólo hacer una fila en un banco, cualquier mañana. Entre a cambiar un cheque, o a realizar un depósito, y cuando salga sabrá muy bien la tierra...

Leer más »

Mazatlán Inn

Hay frases que lo rondan a uno siempre, cada día y todos los días. En mí hay dos. Una de San Anselmo, que dice: "el que piensa en la muerte diariamente no muere de repente". Y otra de Diógenes, que en realidad es una imagen: la de aquel que va al mercado y se da cuenta de todo lo que no necesita para vivir. Así me sucede a mí, sobre todo cuando alguien intenta por todos los medios venderme algo que, a las claras, no necesito. El otro día, por...

Leer más »