Unidad pero contra Peña Nieto

Los amagos de Trump contra México no deben conseguir que los mexicanos nos olvidemos de las iniquidades de nuestros gobiernos y su clase política.

 

Se ha querido aprovechar estas acechanzas del nuevo presidente estadounidense para lograr la supuesta unidad de un país sistemáticamente lacerado por la corrupción de sus tres órdenes de gobierno (federal, estatal y municipal) y sus arcaicas instituciones.

 

Es normal que la estrategia del gobierno de Peña Nieto y de sus estados priistas aliados sea sacar tajada de los improperios del Vecino del Norte para empujar a que los mexicanos olviden hechos tan lamentables como la corrupción de la Casa Blanca o la de Malinalco, los atentados contra la libertad de expresión (como el grave caso de la periodista Carmen Aristegui), los crímenes contra los 43 estudiantes de Ayotzinapa o los de Tlatlaya, la vergonzante fuga del Chapo Guzmán, los plagios en la tesis de licenciatura del presidente Peña Nieto, los saqueos a Petróleos Mexicanos, que derivaron en los ahora llamados “gasolinazos”, etcétera, y, en supuesta “unidad”, se pongan a luchar contra el maligno Trump:

 

Muy mal haríamos en desviar nuestra atención de tan irresponsable manera.

 

Si México es amenazado por Estados Unidos es precisamente por la debilidad de nuestro país y porque, además, desde siempre ha estado subordinado a los intereses del imperio yanqui. Y si nuestro Estado es débil y su soberanía vulnerable es a causa precisamente de la reprensible tarea de sus políticos, cuyas prácticas corruptivas se han encargado de erosionar su poder soberano.

 

La idea de que el muro fronterizo sea pagado por México no sólo refleja la endeble fortaleza de nuestra nación, sino también la desoladora idea que tenemos de nosotros mismos y de nuestro futuro.

 

¿Por qué no podemos pensar mejor en unirnos para transformar nuestra forma de hacer política, echar fuera a esta clase política corrupta y generar las condiciones para tener un país más próspero, para el cual incluso la idea de un muro, por muy alto que sea, no signifique ninguna humillación?

 

¿Por qué no unirnos para echar del gobierno a Peña Nieto y a sus cómplices en lugar de unirnos con él para luchar contra un Trump que, cuantitativamente, al día de hoy nos ha dañado muchísimo menos que nuestros propios gobiernos?

 

#UnidosContraPeñaNieto debería ser la dimensión justa de nuestras acciones por venir, pues es él y su poder corruptor el que tiene sumido a México en esta pobreza, en esta desigualdad, en esta corrupción y en esta barbarie.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios