Sanjuana Martínez, todo el poder del estado

Un reportaje de Sanjuana Martínez sobre la trata de blancas desveló los presumibles lazos que el perredista Jesús Ortega tiene en este rubro en nuestro país, según testimonios recabados por la propia Sanjuana Martínez al momento de la investigación.

Por supuesto,  como la mejor defensa es el ataque, Jesús Ortega, un poco para curarse en salud, presentó una demanda en contra de la periodista por daño moral, pues este reportaje lo deshonraba socialmente.

Si bien el perredista Jesús Ortega está en todo su derecho de presentar una denuncia por algo que considera una infamia, no está, sin embargo, en su derecho de hacer uso de su poder político para doblegar las leyes a su antojo, echando mano del tráfico de influencias para conseguir que la sentencia resultara a su favor y la periodista, conocida además por haberle ganado un juicio a la revista Proceso por despido injustificado, tuviera que sufrir las consecuencias de un juicio que, desde que inició, tuvo errores garrafales en el procedimiento.

El propio abogado de Sanjuana Martínez declaró que su defendida no había sido notificada debidamente de las actuaciones del proceso y que esto la dejaba en desventaja para tener una defensa apropiada, por lo que fue presa fácil del poder político usado por el perredista Jesús Ortega para dañarla.

Sanjuana Martínez, para quien no lo sepa, es una periodista de larga trayectoria y aguerrido compromiso, se ha distinguido por escudriñar en las realidades más duras del México contemporáneo y en desvelar verdades que incordian a los miembros de la clase política nacional. Es autora de libros como Las amantes del poder o La fronterasç del narco, y colaboradora de muchos medios de comunicación nacionales, los que le han dado una reputación de observadora acuciosa de los males endémicos que aquejan a nuestro país.

Es una periodista seria y valerosa que en 2014 recibió el Premio a la Libertad de Prensa por Reporteros Sin Fronteras, organización que a su vez la nombró a nivel mundial “Periodista del Año 2014”.

No se puede permitir, pues, que el poder político en este caso esté por encima de nuestro marco legal, como tampoco es permisible que la libertad de informar y el derecho que tenemos los ciudadanos a ser informados se vean cuartados por meros intereses particulares.

Sanjuana Martínez lo único que pide es un proceso justo, en donde pueda defenderse como es debido, y mediante lo cual se demuestre que el Estado de Derecho mexicano no está por debajo del influyentismo de políticos corruptos.

 

 

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios