Ruta Universidad

Seguramente hay muchas universidades en el mundo que cuentan con transporte gratuito para sus estudiantes, pero yo conozco sólo dos y me han parecido de gran utilidad: la de Auckland (en Nueva Zelanda) y la de College Station (en Texas).

La de Auckland, que alimenta la afluencia de estudiantes para la Universidad de Auckland, es prácticamente una sola línea de transporte que recorre circularmente la parte más céntrica de la ciudad, pasando obviamente por los diferentes campus universitarios, esparcidos en diferentes puntos cercanos al campus principal. Los estudiantes pueden subir y bajarse en cualquier punto sin pagar un solo peso, solo mostrando su credencial de estudiante, que en algunos casos -como cuando llevan la mochila al hombro y tienen cara de verdaderos estudiantes- ni se las piden.

La de College Station (en Texas), alimenta a la A&M University, una de las universidades más importantes de la región. Aunque la ciudad no es muy grande, tal vez del tamaño de la zona conurbada Colima-Villa de Álvarez, el transporte gratuito para estudiantes no se escatimó. No se trata, pues, de una sola ruta sino de varias, que van por diferentes puntos de la ciudad y todas confluyen en el campus principal, todas gratuitas y están marcadas con el logo de la institución. Yo llegué a vivir en puntos alejados del campus de College Station y no tenía que caminar mucho (algunas cuantas manzanas) para poder hacerme del autobús universitario, que en tiempos de verano ofrecía hasta aire acondicionado. Puedo imaginar lo que representaría en costo y en pleitos con los transportes tradicionales contar con una o dos rutas universitarias para apoyar a todos aquellos estudiantes a quienes se les dificulta realmente ir y regresar de la escuela en transporte público, pero también no puedo dejar de pensar en que concretar un sueño así sería de gran utilidad para el alumnado universitario. Pienso que sería bueno un análisis al respecto, que incluyera viabilidad, costos, desventajas, ventajas, si son más las ventajas que las desventajas, si son más las oportunidades que las amenazas, etcétera, para darse una idea de lo que significaría realmente contar con una Ruta Universitaria.

Tengo entendido que el dirigente de la FEC hizo estudios en Estados Unidos, de tal modo que es posible que haya conocido algún proyecto así, lo que facilitaría más su factibilidad. De lo contrario, no estaría nada mal poner sobre la mesa esta idea y discutirla, en una de esas nos damos cuenta que los obstáculos para no hacerlo están solo en nuestra mente, uno nunca sabe.

Desde el día que me dijo mi hijo que tiene un amigo en la prepa que camina desde su casa en la Villa hasta la universidad porque no tiene dinero para el pasaje (ni de ida ni de vuelta), esta idea no me ha dejado dormir, y ahora he venido a compartírsela a todos ustedes, a ver si así se me aligera la carga.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios