¿Por qué es importante que gane Enrique Michel?

En las pasadas elecciones más de cien mil electores votaron sólo por la candidatura del PAN a la gubernatura. La mayoría de ellos, si no es que todos, no sólo lo hicieron por el liderazgo que representaba el audaz abogado Jorge Luis Preciado, actual senador de la República, sino por algo todavía de mayor trascendencia: porque su candidatura representaba la posibilidad de la alternancia democrática en nuestra entidad, la primera de toda su historia, luego de ser Colima gobernada solo por el PRI, con los resultados que ya es innecesario computar.

Un fraude producto de una elección de estado privó a miles de colimenses de este beneficio otorgado por nuestro sistema democrático en cuanto a la gubernatura, pero no así en cuanto al Congreso local y a la mayoría de los ayuntamientos, que recayeron en candidatos panistas, muchos de ellos (ahora lo vemos) traidores de la voluntad general de los colimenses, pues han sido cooptados (o siempre lo fueron) por el partido oficial: el PRI. Así sucedió, por ejemplo, en el caso de los ayuntamientos, con Gabriela Benavides, y en el Congreso con los legisladores Nicolás Contreras, Luis Ayala y Javier Ceballos, a los que seguramente pronto se sumarán Riult Rivera, Crispín Guerra y Julia Jiménez, hoy candidata a dirigir el panismo estatal, apoyada por Pedro Peralta Rivas, primo del gobernador Nacho Peralta y ferviente apoyador de su campaña en los pasados comicios, lo que motivó la expulsión de su partido. Todas estas traiciones a la voluntad general  del pueblo colimense han puesto en riesgo la salud de nuestra democracia local, con todo lo que esto implica, incluso en términos de armonía y paz social, actualmente destruidas.

Por eso, si el partido en el poder (a través de su máximo líder, el Ejecutivo estatal) logra hacerse a través de las riendas del PAN, se esfumará toda la posibilidad de que en las elecciones de 2018, primero, y en las de 2021, después, la alternancia tan apremiante en nuestro estado se concrete. Muchos ciudadanos no se han dado cuenta de la trascendencia que conlleva la alternancia democrática en nuestra entidad  la necesidad de luchar por conseguirla lo antes posible para darle un giro radical a la terrible situación que vivimos, producto precisamente de décadas de corrupción originadas por este monopolio priista, que empieza a absorber incluso a los partidos en apariencia opositores, fáciles presas de la ambición e interés personal.

Como pedirle a los políticos que se dicen de oposición que asuman su responsabilidad democrática y cumplan el mandato del pueblo es, ya lo hemos visto, imposible, no nos queda más remedio a los ciudadanos organizados que luchar por conseguir esta transformación social y política, que incluso beneficiará al mismo PRI, pues lo obligará a renovarse de verdad. Por eso es importante que gane Enrique Michel la elección interna del PAN este próximo domingo y se convierta en el líder de los albiazules de nuestro estado, porque es el único que asegurará no sólo una oposición real al partido en el poder sino, ya lo he dicho, una posibilidad real de concretar en el futuro una verdadera alternancia democrática.

Los panistas de verdad tienen, entonces, una oportunidad de oro y un compromiso altísimo con el pueblo de Colima. Ya no pueden fallarle

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios