Mi voz es el pueblo: rumbo a la real alternancia en Colima

Los enemigos de la alternancia en Colima, que ya empezó desde que los panistas arrasaron en las elecciones ordinarias arrebatándoles a los priistas la mayoría de los gobiernos municipales y el Congreso del Estado, han implementado la siguiente estrategia para evitar que, de nueva cuenta, el candidato panista a la gubernatura, Jorge Luis Preciado, vuelva a ganarles la elección (que le fue robada tal como lo dictaminó el Tribunal Federal Electoral, que, por ese motivo, decidió anularla). Esta es, pues, su estrategia:

1.- Atacar por todos los medios posibles a los gobiernos municipales panistas, tachándolos de ineficientes y corruptos.

2.- Atacar por todos los medios posibles al Congreso del Estado, de mayoría panista, tachándolo de inepto e ilegalista.

3.- Atacar al candidato panista a la gubernatura Jorge Luis Preciado, tachándolo de borracho, desvergonzado y de tratante de personas (delito que, dicho sea de paso, al candidato albiazul no lo hizo ir al Ministerio Público a denunciar calumnias).

4.- Ensalzar (alabar, engrandecer) el trabajo del gobierno interino (de corte priista e identificado con Nacho Peralta) a fin de crear la percepción de que el PRI de Mario Anguiano y Silverio Cavazos sí era el malo, pero no así el de Fernando Moreno Peña, Elías Zamora Verduzco y, por extensión, el del ahora Nacho Peralta, que, pese a los dichos rostros que lo acompañan, se presenta como el Nuevo PRI.

5.- Apoyar el PRI a Locho Morán en su guerra sucia contra el candidato albiazul a fin de confundir a la población con el garlito de que se trata de una propuesta de campaña legítima y no simplemente de una comparsa más del candidato rojiblanco Nacho Peralta, para arroparle su victoria.

Es responsabilidad, pues, de los amigos de la alternancia, esos que quieren terminar con los 86 años de gobiernos priistas ininterrumpidos, no dejarse engañar, activar sus cinco sentidos, reflexionar su voto (de querer el cambio democrático) y, luego, ejercerlo inteligentemente, en favor de quien representa el clamor de la mayoría colimense.

Los que, como es mi propio caso, hemos corroborado que el deseo de la voluntad general (como la llamó Rousseau) va decidida por esta alternancia no cesaremos de ser voz, bocina y altavoz de esa urgencia social, pese a quien le pesare.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios