Los Panamá papers mexicanos

Una filtración masiva de más de once millones de documentos puso al descubierto un posible delito de evasión fiscal de proporciones incalculables por parte de muchas figuras públicas (empresarios, deportistas, políticos, etcétera) de todo el mundo, entre ellas, por supuesto, mexicanas.

El diario alemán Sueddeutsche Zeitung dio el primer pistoletazo con la exclusiva que reveló que en este fraude se involucraba la firma de abogados panameña Mossack Fonsecay figuras como el Presidente ruso Vladimir Putin, el astro futbolista Leo Messi, el Presidente argentino Mauricio Macri, el Rey de Arabia Saudí Salman bin Abdulaziz, el reputado cineasta Pedro Almodóvar y hasta el actor Jackie Chan, todos los cuales pretendían gozar de los privilegios ofrecidos por los paraísos fiscales para poder evadir impuestos y conseguir con ello “esconder” sus billonarias fortunas, además de los nombres de los verdaderos poseedores de las mismas.

Este hallazgo estuvo coordinado también por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que ha trabajado de la mano de Lux-Leaks y Swiss-Leaks en casos similares, consiguiendo que durante un año se involucraran alrededor de 400 periodistas de más de cien organizaciones mediáticas de entre ochenta países para poder desvelar los secretos que escondía este gran magma documental.

Es, pues, un caso serio, y en él se ha involucrado a personajes mexicanos que en los últimos dos años han estado vinculados con los escándalos políticos en torno al Presidente Peña Nieto y su esposa, como el de la “casa blanca”, que tanto dañó (para siempre ya) la imagen del Presidente.

El nombre, precisamente, de Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño de Grupo Higa, empresa relacionada con el aquelarre de la mencionada “casa blanca” y de la residencia de Malinalco, de Luis Videgaray, destaca en la lista de evasores fiscales y se le investiga por intentar usar esta red manejada por la Mossack Fonseca para intentar evadir más de cien millones de dólares en distintos bancos del mundo, lo que sería una primera etapa de un proyecto de evasión que el propio Hinojosa Cantú iniciaría con el despacho panameño referido.

Aunque la investigación de los Panama Papers apenas comenzará a causar los estragos correspondientes entre los involucrados (ya España ordenó investigar al propio Leo Messi), en un país como el nuestro empezamos a tener la certeza de que, como ya sucedió con el caso de la “casa blanca” y de la residencia de Malinalco, donde pagaron justos por pecadores, la impunidad reinará, la justicia brillará por su ausencia y contra el empresario Hinojosa Cantú no se hará más que invitarlo a que siga caminando campante por nuestras calles.

Ya veremos.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios