La anticorrupción: ja, ja…

Fuente: SinEmbargoMX

En una entrevista con Adela Micha del jueves pasado por la noche Virgilio Andrade Martínez, académico y articulista de prestigio, se presentó como el recién nombrado secretario de la Función Pública del gobierno federal o, para decirlo en términos vulgares, el  agente anticorrupción de la administración del presidente Peña Nieto.

De su propia voz, y sin mediar las inferencias de ningún periodista que pudiera tergiversar sus aseveraciones, Andrade Martínez afirmó que al primer funcionario que va a investigar es al secretario de Hacienda Luis Videgaray, por lo de su relación con la compra de su casa y el grupo Higa, que presumiblemente ha dado casas blancas a diestra y siniestra a gente relacionada con el presidente de la República, incluida la de su misma esposa.

Sin embargo, a pregunta expresa de Adela Micha, el nuevo secretario de la Función Pública, ahí frente a las cámaras que albergan la mirada de millones de mexicanos, reconoció ser colaborador de Peña Nieto  y amigo cercano de Luis Videgaray, persona a la que va a investigar.

Como la consabida pregunta no podía obviarse,  Adela Micha, obligada por las circunstancias, no tuvo más remedio que lanzarla: ¿pero no cree, secretario, que esto implique un conflicto de interés?

Andrade Martínez, como si del otro lado de la pantalla tuviera a una turba de retardados mentales, dijo convincente que no, que él no veía ahí ningún conflicto de interés y que, en cambio, él lo que veía era un gran compromiso para con su país, por eso iba a llegar en este asunto hasta las últimas consecuencias.

Sólo en un país donde el marco legal es inexistente es posible un gobierno de pantomima, donde un presidente nombra a un amigo para que lo investigue a él y a otro de sus amigos por actos de corrupción.

¿Y así quiere todavía que le aplaudan?

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios