Jorge Luis Preciado y el ocaso de la monarquía local

Como la gubernatura del estado peligra este 7 de junio para el “Otro PRI” (Fernando Moreno Peña y Cía, sus verdaderos titiriteros), las prácticas persecutorias y de represión que han empezado a surgir no son más que la señal de esta derrota anunciada, visible sobre todo en el ánimo de los colimenses de a pie que, como lo dijo el senador Javier Corral en su última entrega para El Universal, esperan ver ya el “ocaso de la monarquía local”. La detención de los brigadistas panistas no fue sino una muestra de ello, pues las autoridades judiciales fueron sobradamente eficientes para encarcelar a los promotores del voto albiazul pero no lo han sido, como se les cuestionó en algunos medios, lo suficientemente expeditas como para poner tras las rejas a los delicuentes que de verdad han puesto en jaque a la sociedad colimense. ¿No pensaron las autoridades que la población se iba a dar cuenta inmediatamente de esta incongruencia? La satanización que se ha hecho del candidato panista Jorge Luis Preciado por parte de toda la maquinaria priista, cuyo tipo de arbitriedad es idéntica  a la ejercida por el gobierno de Moreno Peña, a quien ya se le anuló una elección por haber puesto el poder del Estado al servicio del candidato Gustavo Vázquez Montes,  habla de la amenaza que significa ya el candidato panista para el “Otro PRI”,  cuyo capo más evidente, Moreno Peña, se ha dejado de pudores y ha declarado ser el dueño del cártel político que mueve los hilos de la campaña nachoperaltista, tal como confesó cínicamente haberlo hecho con Vázquez Montes. Al PRI del gobernador Mario Anguiano se le ha invitado al convite electoral nada más para hacer el trabajo sucio,  pero no para gozar de las mieles que derramará la colmena otropriista de llegar Nacho Peralta a la gubernatura, porque, con la última entrevista dada por Moreno Peña a Diario de Colima, periódico oficial de la campaña de Nacho Peralta, ya quedó demostrado que los dichos otropriistas no repartirán con nadie los erarios del Estado. El gobernador Mario Anguiano no debe olvidar que los tiranos no reparten el poder. Si es que el mandatario estatal estuvo detrás de la arbitraria detención de los brigadistas panistas, cosa que quiero dudar, éste no debería seguir prestándose al juego sucio del “Otro PRI” porque, como lo he dicho anteriormente, embadurnará de lodo los logros conseguidos en sus seis años de gestión. Nunca ha valido la pena perder, como ya lo sabemos, todo por nada.  Lo bueno es que el PAN tiene en Jorge Luis Preciado a un verdadero gallo de pelea, que en lugar de arredrarse ante la avanzada represiva de los otropriistas, se avienta más hacia delante para pelear con más entereza. Como debe ser.

 

 

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Jorge Luis Preciado y el ocaso de la monarquía local”

Alfonso Polanco 1 mayo ,2015 a las 6:24 pm

Buen análisis. Estoy con vos, coincido.

Comentarios