Jorge Luis Preciado, la alianza es el pueblo

Muchos colimenses saben que las campañas de los candidatos Nacho Peralta (del PRI) y Locho Morán (de Movimiento Ciudadano) están en bancarrota, pero no saben muy bien la razón, y es ésta: porque las campañas de Nacho Peralta y Locho Morán no sólo están diseñadas para restarle popularidad a Jorge Luis Preciado, candidato puntero en estas elecciones extraordinarias, sino también porque tienen como único fin beneficiar intereses personales y de grupo, Nacho Peralta a los del “Otro PRI”, que viene a recuperar lo arrebatado por Silverio Cavazos y Mario Anguiano, y Movimiento Ciudadano a los de su propio revanchismo político, pues nadie olvida que Locho Morán no ha perdonado que Jorge Luis Preciado Rodríguez le haya quitado la candidatura a la gubernatura por el PAN, de ahí que se haya unido al PRI en tan malévolo conciliábulo.

Muchos colimenses saben que la campaña de Jorge Luis Preciado (del PAN) es un éxito rotundo: original, innovadora, fresca, con gran avanzada popular, pero no saben muy bien la razón, y es ésta: porque la campaña de Preciado Rodríguez responde a los intereses de la mayoría de los colimenses, quienes han visto en él al candidato que representa la alternancia política real en nuestro Estado. Preciado Rodríguez ha seguido fielmente aquel mandato escrito por el teórico político Proudhon, que dice: “Interrogar al pueblo, he ahí el secreto del porvenir. Interrogar al pueblo, ésa es toda la ciencia de la sociedad. ¡Id al pueblo! Ese es vuestro campo de acción, vuestra vida, vuestra ciencia. ¡Aprenden del pueblo cómo mejor servir a su casa!”.

Por eso, en realidad, el ansia de cambio político que exige la sociedad está más allá del propio candidato albiazul, nada más instrumento de un clamor social unánime de transformación. Preciado Rodríguez no ganará porque haya elegido al pueblo que representa ese cambio, no, ganará porque el pueblo lo ha elegido a él como su instrumento real de la revolución política que se requiere ya para Colima. Es precisamente por esto que entre más guerra sucia orqueste PRI y Movimiento Ciudadano en contra del abanderado panista, más se engrandecerá éste en el clamor ciudadano, porque la guerra sucia es una afrenta no contra Preciado Rodríguez sino contra la sociedad misma, que ha hecho suyo al candidato albiazul.

Dicho lo anterior, es preciso decir que el cambio este 17 de enero nadie lo podrá detener a menos que nachoperaltistas y lochistas logren consumar otro fraude electoral como el de la elección ordinaria. Pero: ¿lo permitirá la sociedad colimense? Así como está de enardecida, yo lo dudaría mucho. Los colimenses ya se han decidido por un nuevo rumbo y no habrá forma de que los detenga nadie, así les ponga tres verduguillos por la espalda.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios