Gabinete educativo

En las últimas semanas, el gobernador interino Ramón Pérez Díaz ha llevado a cabo cambios importantes en su gabinete, esto de cara a una transición gubernamental que se espera ríspida en virtud de la próxima elección extraordinaria de mediados de enero.

 

Algunos de estos cambios realizados en su gabinete son, y yo mismo lo enfaticé en una colaboración pasada, cuestionables y, sigo creyéndolo, desacertados. Sin embargo, creo que otros han sido positivos y bien vistos por la sociedad en general. Entre ellos está el reciente nombramiento del académico y poeta Carlos Ramírez Vuelvas como secretario de Cultura del estado, con un perfil que cumple (como quizá nunca antes) con las características fundamentales que exige todo cargo de esta naturaleza.

 

Pero también las ratificaciones de ciertos secretarios de Estado han sido positivas, y alentadoras. No todas, pero sí algunas de ellas. Por ejemplo, destaco la del secretario de Educación, Armando Figueroa Delgado, quien también cuenta con una trayectoria encomiable dentro del gremio magisterial, pues antes había estado encargado de la educación básica en Colima. Figueroa Delgado se ha rodeado en la actualidad  de un equipo que, por sus propios perfiles, creo que cambiará, con todo lo que esto implica, malas inercias, renovará las rezagadas y creará nuevas.

 

Del equipo del secretario Figueroa Delgado enfatizo, por ejemplo, la presencia de Norma Contreras (directora de Educación Básica), Alba Luz Vaca Ramírez (subdirectora de Educación Secundaria) y Jaime Macedo Cárdenas (subdirector de Educación Primaria), de quienes he conocido de primera mano su arduo trabajo en favor de esta evolución que nuestro sistema educativo estatal requiere para empezar a salir de su atasco.

 

En los últimos días se han detenido los cambios o ratificaciones en el gabinete del gobernador Pérez Díaz, más enfocado ahora en asuntos de política interna. Hay todavía algunos nombramientos y ratificaciones que no deberían postergarse. Ojalá que los que vengan, luego del sospechosismo que generó su primer movimiento de piezas, sean sólo aciertos.

 

De esta manera, su gestión saldrá ilesa del aluvión de críticas que empezarán a generar, como es costumbre, las campañas electorales por venir, sobre todo ahora que se le ha criticado de empezar a operar en favor del candidato priista a la gubernatura.

 

Ojalá que su gestión, aunque corta, nos confirme la reputación que siempre ha tenido de hombre probo y mesurado.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios