Música interior

Ya casi nadie escucha su música interior. Estamos demasiado ocupados con la música del afuera, que ya no escuchamos la del adentro. Alguien podría preguntarme cómo es eso de escuchar la música interior y yo le podría pedir que haga este ejercicio: cuando vaya en su automóvil de camino a casa o trabajo encienda la radio, a un volumen medio. Cierre ventana, ponga estación de su agrado y empiece a escucharla detenidamente. Luego, abra poco a poco la ventana, poco a poco, y se dará cuenta, de súbito, cómo debido al ruido del afuera (incluido el rugido del viento) la canción que suena en la radio empezará a desaparecer, hasta hacerse inaudible. Sólo se escuchará el ruido de afuera. Si vuelve, entonces, poco a poco a cerrar otra vez la ventana, la canción aparecerá nítidamente, de nuevo. Esa canción es su música interior, y es la que debe escuchar siempre, cerrando las ventanas de su automóvil o el ángulo superior izquierdo de su corazón.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios