Juan Jacobo Rousseau, las leyes y la dictadura

La historia de la organización de las sociedades no habría sido lo que es ahora sin un libro ejemplar como el Contrato social, de Juan Jacobo Rousseau. En éste, el célebre autor deja un tratado (breve, pero sustancioso) de temas fundamentales para entender la función del gobierno en la actualidad, principalmente en temas relacionados con los tipos y formas de gobierno, la importancia de contar con un estado de Derecho sólido, la idea del poder soberano y otros asuntos concernientes a cómo las sociedades podrían alcanzar o mantener su paz y armonía.

De entre los temas que destacan en el Contrato social, hay dos que me parecen fundamentales: el relacionado con las leyes que regirán a esa comunidad de hombres y su opuesto, el que tiene que ver con aquello que las destruiría. Como Locke y Hobbes, Rousseau cree que un buen gobierno es aquel que provee de paz y armonía a la sociedad a través de leyes que emanan de la voluntad general y que la rigen en beneficio del bien común, mientras que un mal gobierno es aquel que, como en las tiranías y dictaduras, las leyes benefician intereses particulares y desoyen al pueblo, ocasionando con esto desorden y descontento ciudadano.

Si bien Rousseau advierte que una dictadura es importante siempre y cuando ésta se erija para salvar la patria de alguna amenaza inminente en contra de su tranquilidad, jamás puede la dictadura ser una forma de gobierno ni prolongarse más allá de lo que dure su urgencia pues “la inflexibilidad de las leyes, que les impide plegarse a los acontecimientos, puede hacerlas perniciosas y causar la pérdida del Estado en su crisis”.

Por eso, escribe Rousseau, “pasada la necesidad apremiante, la dictadura, o es tiránica, o vana”. Nada hay más importante para una sociedad que asirse a un sistema de leyes que sean producto de la voluntad general, que, como lo escribió Rousseau, es la verdadera ley. De esta forma, la asociación civil evitará agravios mayúsculos y podrá construir un porvenir próspero para cada uno de los miembros de su comunidad.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios